El Curanto

El Curanto es un método tradicional milenario de cocinar alimentos en el Archipiélago de Chiloé usando piedras calientes enterradas en un hoyo, y cuya data más antigua de restos arqueológicos se remontaría a alrededor de 11 mil años.  Forma parte de la Gastronomía Chilena, particularmente de la Cocina Tradicional Chilota, que en la actualidad se ha difundido por todo el sur del país y  la Patagonia Argentina.

Tradicionalmente en la Gastronomía de la Isla de Chiloé se prepara al aire libre y recibe el nombre de Curanto en Hoyo, pues está hecho en un pozo cavado en la tierra, aproximadamente de medio metro de profundidad; el fondo se cubre con piedras, que se calientan en una fogata. Cuando están al rojo vivo, se retiran los tizones y se comienza a colocar los ingredientes.

La preparación del Curanto en Hoyo toma bastante tiempo, lo que puede constituir un evento social en sí mismo, sobre todo si se tiene en cuenta que el trabajo que demanda hacerlo requiere la participación de alrededor de cinco o más personas. Además del hoyo que previamente se debe haber hecho, se debe haber buscado y lavado piedras de tamaño regular y, ya cortadas, las hojas de pangue que se usarán. También ya se han seleccionado y limpiado los mariscos que se usarán, y los productos de papa: el Milcao y el Chapalele. Una vez calientes las piedras, se retira el fuego. Comienza el armado del Curanto y su sellado con hojas de pangue y tepe (capa de tierra), para permitir una cocción al vapor y con toques de ahumado. El momento en que se retira el fuego y se ponen las capas de alimentos a cocer, debe ser rápido para evitar la pérdida de calor de las piedras y comúnmente se trabaja en equipo coordinado.

La otra forma de preparación se denomina Curanto en Olla (Imagen Adjunta), porque se prepara en una Olla, junto con ser más sencillo, se puede conservar el caldo de la cocción, que luego se sirve en un recipiente junto al plato de Curanto. Otro nombre del Curanto en Olla es Pulmay,  que el similar pero sin Milcaos ni Chapaleles.